10 malos hábitos que provocan la disfunción masticatoria

La disfunción que veremos hoy provoca molestias muy diversas como dolor de oído, cuello, mandíbula o espalda. Para tratar la disfunción masticatoria necesitamos trabajar desde la clínica dental con dispositivos dentales personalizados y adaptados a cada paciente.

Hay personas que se quejan de molestias como dolor de oído, de cuello, de mandíbula, hombros o espalda y no saben que, a menudo, se debe a una alteración funcional del sistema masticatorio. Otro de los síntomas es la limitación en el movimiento de la boca, sobre todo al abrirla, movimiento con el que el paciente dice sentir dolor, y a veces también ruidos como chasquidos al abrir o cerrar la boca.

Disfunción craneomandibular (DCM)

Las causas de estas alteraciones pueden ser muy diversas y en casi todos los pacientes concurren múltiples factores, pero el denominados común en todos los casos es el desequilibrio bien de factores psicológicos o de factores fisiológicos. Estos factores propician la disfunción entre los componentes del sistema masticatorio: los músculos, dientes y articulaciones temporomandibulares.

La alteración de cualquier de los componentes del sistema masticatorio comporta la adaptación de cualquiera de los otros para que se mantenga el equilibrio y la armonía. Si nuestro organismo no tiene la suficiente capacidad para adaptarse a este cambio, se produce lo que llamamos disfunción.

¿Cómo evitar la disfunción masticatoria?

Es posible prevenirla si mantenemos todos los componentes del sistema masticatorio (dientes, músculos, articulaciones, huesos maxilares…) en perfecto estado de salud y funcionamiento. Evitaremos:

  • Masticar chicle
  • Mordernos las uñas
  • Masticar por un solo lado
  • Adelantar la mandíbula
  • Respirar por la boca
  • Hacer bolas de comida reseca con la boca (sobre todo en el caso de los niños)
  • Apretar o rechinar los dientes
  • No tener una higiene bucal adecuada
  • Posiciones incorrectas del cuello, el tronco y la cabeza
  • La mala posición y perdida de los dientes (es necesario reponerlos los más pronto posible)

Prevenir la disfunción masticatoria

Es imprescindible visitar periódicamente al odontólogo para prevenir o corregir la disfunción craneomandibular. Cuanto antes se produzca la recuperación de la función normal de la boca, menores serán las repercusiones. También es necesario evitar el estrés que pueda provocar que acumulemos tensiones, además de practicar deporte para mantener una buena salud postural que nos ayudará a tener una espalda más fuerte y sana.

Tratamiento

Des de la clínica dental el odontólogo marcará un tratamiento para corregir la disfunción. En primer lugar, el objetivo será restaurar el equilibrio y alivio de los síntomas utilizando férulas. Estas férulas son unos dispositivos que se colocan entre las dos arcadas interdentarias para que se redistribuyan el apoyo y la fuerza entre ambos maxilares, a la vez que vuelven a colocar la articulación temporomandibular en su posición correcta. En una segunda fase de tratamiento se tratará específicamente cada parte del sistema. Si los afectados son los dientes, se tratarán con medidas ortopédicas. Si son los músculos, es necesario que el paciente realice ejercicios de rehabilitación, guiado por un terapeuta.

¿Tienes molestias como las que se describen en el artículo de hoy? ¿Sabías a qué se debían?

¡Déjanos tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *